Imprescindible en nuestra dieta

el

El apio es una de las hortalizas mediterráneas más populares, se trata de una planta originaria de Europa, y que se puede cultivar fácilmente en huertos familiares para aprovechar sus sabrosas hojas, brotes, raíces y semillas. Está presente en la mayoría de nuestros caldos, potajes y pucheros tradicionales pero… ¿Sabemos que aporta el apio a nuestra salud?

Esta aromática hortaliza debe su característico olor a la apiina, un aceite esencial presente en sus hojas. También contiene aceites esenciales de limoneno o selineno que son los culpables del alto poder depurativo y diurético del apio que nos permiten una menor retención de líquidos. Estos aceites se encuentran en mayor proporción en el tallo y en las semillas, aunque en las hojas se encuentra también pero en pequeñas cantidades. La nutricionista Glòria Tamayo recomienda a las embarazadas y a las personas con insuficiencia renal que no hagan un consumo excesivo de apio.

Sus hojas son una fuente rica de antioxidantes flavonoides, como la zea-xantina, la luteína y el beta-caroteno, que también ayudan en las funciones de protección y de estimulación inmunológica de cáncer. Esta especialmente indicado para el cáncer de páncreas y cáncer de mama. Por ésta misma razón, el apio ha sido reconocido como un alimento funcional en dietas anticáncer.

Pero una de las grandes características del apio es su bajo contenido en calorías. El apio es una de las hortalizas con menor contenido calórico, solo superado por el pepino, contiene 16 calorías por cada 100 gramos y además tiene una gran proporción de agua (alrededor del 95%), cosa que lo hace ideal en dietas en las que se deben controlar las Calorías. Glória Tamaya advierte que aunque sea bajo en calorías no es menos rico en nutrientes ya que esta riqueza en agua hace que contenga también una gran cantidad de minerales, sobretodo potasio, electrolito imprescindible para la actividad muscular y nerviosa (ayudando a la contracción muscular y el impulso nervioso).

Entre las propiedades atribuidas al consumo de apio se encuentran su función diurética, ayudando a la eliminación de líquidos retenidos, la expulsión de gases intestinales, es digestivo y antibacteriano. Además, es rico en vitaminas vitales, incluyendo el ácido fólico, riboflavina, niacina y vitamina C, que son esenciales para el metabolismo óptimo del organismo.

Fuente: La Vanguardia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s