Con el sabor de la tierra

el

Slowly Veggie estuvo en Valencia para conocer al Kimpira, un restaurante orgánico, conectado con su entorno, en el que se fomenta el consumo ecológico y propiciando el denominado Slow Food; cualquier detalle en el plato tiene un por qué y sabor, mucho sabor.

Kinpira es una técnica culinaria japonesa. Se podría decir, a grosso modo, que consiste en saltear el alimento para luego hervirlo a fuego lento. Se suele utilizar con raíces, tofu y algas, generalmente. Y es de suponer que está manera de cocinar, tan ancestral como oriental, se emplea en el restaurante orgánico Kimpira.

Kimpira es un lugar acogedor, amplio, con grandes techos, tranquilo y bien decorado. Dispone, además, de una gran terraza, ya que se encuentra en una calle peatonal, lo que aún lo hace más sosegado. Lleva por bandera el slow food, algo que está de moda pero no deja de ser tan obvio como lógico; lo que comían nuestros abuelos y bisabuelos, no hace tanto, es lo que hoy se denomina así: producto local, de temporada, recogido poco antes de ser consumido, proveniente de las huertas, fresco, con sabor y muy, muy saludable. Nada de químicos. Esta manera de alimentarnos la hemos perdido a ritmos agigantados, hasta el punto de sentimos completamente desconectados de nuestro entorno, de la tierra que pisamos. ¿Tiene sentido beber un zumo de naranja en verano o consumir espárragos de Ecuador? No, pero lo hacemos. Y Kimpira rompe con ello, mostrando un claro guiño a la comida macrobiótica, orgánica, local, de temporada y ecológica, promoviendo una agricultura sostenible; Kimpira forma parte de los restaurantes k0 Slow Food de España, distinción que se le fue otorgada en el Fòrum Gastronòmic de Girona, en 2011. También es miembro de la Asociación Vida Sana y recibió el Premio Verde Fundación José Navarro en 2010.

Los alimentos y materias primas que utilizan son de primer orden, libres de transgénicos; en su carta abundan las semillas, el tofu de calidad, el aguacate, germinados, alimentos integrales, yuca, setas, espelta… Degustando cualquier plato, percibiendo los intensos y naturales sabores, se puede corroborar la gran calidad que tienen. Utilizan sal rica en minerales y baja en sodio, aceite de primera presión en frío y agua energéticamente viva con un activador de agua, además de ser obtenida mediante un filtro, manteniendo de manera ecológica su Ph. Como se puede comprobar, hasta hidratarse en Kimpira puede ser toda una experiencia, no sólo sensorial y gustativa, sino también saludable porque, al fin y al cabo, todo acaba aquí, en la salud.

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s