Eco, bio, orgánico y sostenible

el

Según un estudio llevado a cabo por Unilever (parece que se empiezan a preocupar por estos temas), un gran porcentaje de personas tiende a pensar que estos cuatro términos son parecidos o significan lo mismo, y no es extraño que así sea: según la legislación vigente de la Comunidad Europea, los adjetivos “ecológico”, “biológico”, orgánico y sostenible se consideran sinónimos. Por otro lado, la Organización de Consumidores y Usuarios aclara que “es solo una cuestión idiomática. ‘Ecológico’ es castellano. ‘Biológico’ en francés y ‘Orgánico’ en inglés”.

Pero nosotros vamos a profundizar un poco más, porque cada término tiene sus peculiaridades.

¿Qué son los alimentos “ecológicos”?

Son aquellos cuyas etapas de crecimiento no se alteran con intervención artificial, las desarrollan como en la naturaleza. Para que una verdura sea ecológica, su semilla también lo ha de ser, el agua y la tierra no pueden estar contaminadas, y no se pueden usar fertilizantes o pesticidas químicos.

En cuanto a la ganadería, los animales son criados en zonas libres de contaminación, se les dan alimentos también ecológicos y no se les suministran hormonas de crecimiento o antibióticos.

¿Qué son los productos “bio”?

Los productos bio o biológicos son los que no contienen componentes alterados genéticamente. Es decir, aquellos que no han pasado por ningún laboratorio para conseguir un mejor color, tamaño o duración, por ejemplo, de las frutas o verduras.

¿Qué son alimentos “orgánicos”?

En la producción de alimentos orgánicos, no se realiza ninguna intervención química para su óptimo desarrollo. No se utilizan pesticidas, fertilizantes o similares.

Es preciso aclarar que no todos los alimentos orgánicos son bio, ya que pueden no contener químicos, pero estar elaborados con productos manipulados genéticamente; un ejemplo serían las uvas de un vino.

¿Qué es “sostenible”?

Este término es más amplio que los demás. Relaciona dos factores: el respeto al medio ambiente y el factor económico; pero tiene como cuestión fundamental el bienestar de las personas.

Por ejemplo, la agricultura sostenible, antes de conseguir un proceso de cultivo ecológico al 100%, prioriza mejorar la economía local, es decir, que los productores puedan sacar beneficios justos y suficientes.

España es uno de los principales países productores de alimentos ecológicos. Para reconocer estos productos en el mercado, todos tienen que llevar el etiquetado correspondiente: “ecológico”, “orgánico” o “bio”. También puede figurar el nombre de la entidad (pública o privada) que garantiza que se han cumplido los estándares de producción ecológica. Los productos ecológicos de la Unión Europea llevan este logo, que es el único que encontramos en los alimentos producidos en el continente europeo:

Y para terminar, es necesario saber que muchos productos que se venden en herboristerías o tiendas especializadas pueden ser perfectamente ecológicos, pero tan sólo los certificados pueden garantizar que así sean.

Las prácticas para elaborar productos eco, están reguladas por la Unión Europea y los Consejos Reguladores en las diversas comunidades son los encargados de que se cumplan. Estas etiquetas garantizan que un producto ha sido elaborado siguiendo las prácticas apropiadas y son un aval de la calidad ambiental de los productos ecológicos.

Fuente: Medium

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s