Por una Navidad sostenible

Ya estamos inmersos en las fiestas navideñas y, con ellas, se dispara el consumo masivo de productos, pero ¿podemos adentrarnos en este nuevo año siendo más conscientes del desperdicio que suponen estas celebraciones y mitigar su impacto ecológico en aquello que esté a nuestro alcance?  slowly veggie te da algunas claves para tener una Navidad mejor para todos.

 

Demasiada comida para una sola mesa

En las fechas navideñas, el consumidor se deja llevar por las apetitosas ofertas de los supermercados, que realizan campañas de promoción y marketing para generar más ventas. Una de las claves para no generar desperdicio alimentar es programar adecuadamente los menús y cantidades por persona, de forma a no caer en la fórmula de la compra de impulso y acabar con el carrito lleno de productos que generarán mucho desperdicio. Evita comprar comida que no será consumida o bien utiliza las sobras del día anterior para convertirlas en un nuevo plato. Fomenta la economía local y haz la compra en los mercados: obtendrás productos más frescos, en muchos casos bio y de ese modo también evitarás la mayor parte de envoltorios plásticos de las frutas y verduras de los supermercados. Acuérdate de llevar tu propia bolsa reutilizable cuando vayas al mercado para evitar también las pequeñas bolsas de plástico. Sorprende a tus invitados con una sabrosa receta vegana o vegetariana.

 

Reinventa la decoración navideña

Si eres un entusiasta de la escena clásica navideña y en tu hogar no puede faltar la correspondiente decoración, te proponemos algunos cambios que harán de tu casa un lugar libre de desperdicio.

El elemento principal que no falta en la mayoría de hogares es el árbol. Caso tengas uno del año pasado, reutilízalo y evita comprar un nuevo árbol para un solo uso. Caso no tengas árbol, no te preocupes, existen alternativas para dar vida a tu Navidad sin gastar un céntimo: No tienes árbol, pero sí una planta grande. ¡Genial, aprovecha para disfrazarla de abeto! Puedes colocar en ella todos los elementos de decoración que ya tenías en casa. Si no tienes ni árbol de Navidad, ni plantas de interior, te proponemos una opción todavía más minimalista: Acude a un parque y busca una rama caída que sea bonita, con o sin hojas. Basta limpiarla un poquito, limar su aspereza y colocarla en un jarrón que la mantenga erguida. De sus pequeñas ramificaciones puedes colocar adornos que ya tengas o bien crearlos tú mismo con cartón, páginas de periódicos o de revistas que ya no consultes.

 

Regala conciencia

Contamina con buenos deseos y gratitud. Los deseos más sinceros son un acto de generosidad y no tienen envoltorios. Regala conciencia a tus seres queridos, pues así les darás nuevas herramientas a su vida que podrán acompañarles todo el año. La mejor parte del espíritu navideño es la alegría contagiosa y la posibilidad de pasar más tiempo con tu familia y amigos. Regala tu felicidad y buenos deseos, así como tiempo de calidad que no se base apenas en un trueque mecánico de regalos que se repiten todos los años. Haz que este año todo cambie, por fuera y por dentro. Reutiliza el papel que tienes en casa para crear bonitos envoltorios y ata los regalos con un pedacito de cuerda o unos cordones para zapatos que no utilices. Hornea unas galletas navideñas y personalízalas. Regala objetos en segunda mano y cosas que sean inspiradoras. Si optas por algo nuevo, haz un regalo ético, ecológico y de comercio justo.

 

¡Todo el equipo de la revista slowly veggie os desea Felices Fiestas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s