El miso, regalo de los dioses

Hablar del miso es hablar de un alimento mitológico. En la cocina y cultura japonesa es un ingrediente indispensable relacionado con la longevidad y bienestar de las personas.

 

Según la mitología japonesa, el miso fue un regalo que los dioses hicieron a la humanidad para garantizar la salud, longevidad y felicidad del hombre. Desde hace cientos de años, el miso ha sido un alimento básico en la alimentación oriental, y poco a poco se ha hecho popular en el resto del mundo. Su creciente popularidad se debe a que después de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, en un pequeño hospital rural y muy pobre, lo único con lo que contaban para atender a sus pacientes era el miso, ya que era
costumbre entre campesinos y labradores llevar siempre un poco de miso para mantener la vitalidad y como parte de sus viandas. Las personas de este pobre hospital sufrieron mínimas consecuencias tras la fuerte radiación gracias al miso. Es entonces cuando Occidente se gira, estudia y reconoce las grandes virtudes de este alimento prodigioso.

El miso en sí es una pasta, producto de la fermentación de habas de soja y sal, pero también puede hacerse añadiéndole otros cereales como arroz, cebada o trigo. Se deja fermentar durante un período de entre 3 meses a 2,3 o más años con el koji, un hongo—“Aspergillus orizae”—, obtenido por medio de la inoculación del mismo arroz, o sea koji de arroz, o de la inoculación de la cebada si se va a realizar miso de cebada, es decir koji de cebada.

El fermento del miso hecho de forma artesanal y tradicional (no pasteurizado), contiene enzimas vivas que favorecen la digestión y colonizan los intestinos repoblando la flora intestinal. Proporciona un equilibrio entre carbohidratos naturales, aceites esenciales, vitaminas minerales y proteínas.

La base, pues, de la elaboración del miso es la soja. La soja contiene aproximadamente un 34% de proteínas, otro tanto de carbohidratos, 18% de aceites de muy buena calidad. Además, es rica en lecitina, calcio, fósforo, hierro y otros minerales. Contiene los máximos aminoácidos esenciales para la dieta humana. Durante miles de años, el hombre ha sabido que cuando se fermentan determinados alimentos son más nutritivos
que en su forma original; el miso es uno de ellos, pues los carbohidratos de la soja se asimilan con dificultad por el organismo humano y su digestión es lenta y pesada, no obstante, el cambio estructural provocado por la fermentación hace posible que el cuerpo los aproveche sin dificultad.

Y a así pues, podría seguir enumerando un montón de beneficios de este alimento genial, pero ahora nos vamos a centrar en formas de utilizar el miso en la cocina y para ello voy a enunciar los diferentes misos: el miso más común es el MUGÍ o miso de cebada, GEMAI
o miso de arroz, o HATCHO, miso de soja y sal.

Existen otros misos de fermentación más corta que incluyen el SHIRO, como el miso blanco y el AKA, miso rojo. Estos últimos son una delicia para preparar tanto postres
como platos de verduras.

¿CÓMO UTILIZAR EL MISO?

Para ganar vitalidad, se puede hacer sopa de miso con arroz
glutinoso (mochi).

En días calurosos, donde queremos refrescarnos sin perder
la vitalidad, se pueden hacer aliños para ensaladas a base
de miso con limón o vinagre de arroz.

En madres que han dado a luz recientemente, la sopa de miso
con mochi da fuerzas para que se recuperen rápidamente
además de que contribuye a que suba la leche para alimentar
al recién nacido.

En casos de incontinencia nocturna en niños que mojan
las sábanas.

Para la desintoxicación del tabaco o alcohol
Quemaduras.

 

 

 

Screenshot_2.jpgUn artículo de Patricia Restrepo, Escritora y Directora-fundadora del Instituto Macrobiótico de España en Valencia. Consultora macrobiótica, coach en nutrición y profesora de Yoga.

http://patriciarestrepo.org/

Instituto Macrobiótico de España

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.